Monthly Archives - Marzo 2017

Las isoflavonas de soja y el cáncer

Nos hemos encontrado con frecuencia con la afirmación o la duda por parte de nuestro interlocutor de que “las isoflavonas de soja producen/agravan el cáncer hormono-dependiente”. En Nutilab, siempre estamos alerta a este tipo de comentarios para analizar los estudios publicados, con la intención de dar a nuestros clientes un informe bien detallado, que les proporcione seguridad y confianza en nuestros suplementos, y que esa seguridad y confianza les anime  a  recomendarlos  a  sus  pacientes.  Pero  también,  porque  sabemos  que  la  investigación científica no cesa, y en cualquier momento puede salir a la luz una información que nos haga modificar alguna de nuestras fórmulas.Si buscamos el momento en que surge la idea de que las isoflavonas de soja pueden producir o  agravar  el  cancer  hormono-dependiente, nos  encontramos  con  un  artículo  del  Dr.  William McGuire y su equipo en la Universidad de Texas en 1978, en el que por primera vez se hace un estudio  con  un  cultivo  de  células  tumorales  de  cancer  de  mama,  al  que  añade  distintos fitoestrógenos, entre ellos genistina, y observa que tiene una débil capacidad para unirse a los receptores de estrógenos, pero suficiente para incrementar la proliferación de las células del cultivo. El Dr. McGuire era un investigador en cáncer de mama muy reconocido. Lo curioso es que ni él ni nadie de su equipo, volvió a publicar nada más sobre este tema que podría ser de gran importancia para la salud.

Casi después de una década, en el año 1987, el grupo del Dr. Craig Jordan publica un estudio bastante parecido al anterior en cuanto a metodología y resultados. Pero a diferencia del grupo anterior, partiendo de esos datos obtenidos en un estudio in vitro, se atreven a afirmar que las isoflavonas pueden promover en la mujer el crecimiento del cancer de mama, y también de metastasis hormono-dependientes localizadas en el intestino, mesenterio o hígado, que serían los tejidos con mayor concentración de isoflavonas. Y a diferencia del grupo anterior, en los siguientes 20 años este grupo publica varios artículos insistiendo en el peligro que tienen las isoflavonas para el desarrollo de cancer hormono-dependiente. Sin duda, la opinión de este afamado investigador generó gran controversia sobre el uso de las isoflavonas de soja como suplemento en la mujer menopáusica. Además, eran años en los que se habían encontrado multiples efectos adversos de la terapia hormonal sustitutiva, basada en aportar estrógenos tras la menopausia, que llevó a que esta terapia fuera abandonada.

En esos años, se publican muchos estudios en sentido contrario, recogiendo la eficacia de las isoflavonas de soja en la prevención o el tratamiento del cáncer de mama. Como ejemplo, en 1991 Peterson y Barnes, repiten el estudio utilizando el mismo tipo de célula tumoral hormono- dependiente, pero también otra línea de tumor de mama no hormono-dependiente. Encontraron que la genisteína presentaba en ambos tipos celulares una fuerte inhibición del crecimiento. Justo lo contrario que los grupos de McGuire y Jordan.

El Dr. Craig Jordan, el reputado investigador y descubridor del Tamoxifeno para tratar el cancer de mama, publica en el año 2008 una revisión sobre los fármacos moduladores selectivos de los receptores estrogénicos y los fitoestrógenos, en la que reconoce que las isoflavonas de soja, en especial la genisteína, tienen un efecto inhibidor del crecimiento de los tumores de mama, incluyendo los hormono-dependientes. Aunque reitera la existencia de algunos estudios in vitro que habían arrojado resultados negativos. En recientes revisiones publicadas en 2014 y 2015, el Dr. Jordan sigue reconociendo el efecto beneficioso de las isoflavonas de soja, en las mujeres tras la menopausia, para prevenir el desarrollo de cáncer de mama.

En los años 2011 y 2013, el grupo del Dr. van den Berg publica nuevos estudios in vitro con células de cancer de mama hormono-dependiente tratadas con genisteína encontrando resultados alarmantes, a saber, se produce un crecimiento celular, se estimula la síntesis de la aromatasa, y se inhibe la eficacia de fármacos antitumorales que bloquean la aromatasa. Sin embargo, en su último artículo, dejan un llamativo comentario: “Basándonos en nuestros datos in vitro, sugerimos que la ingesta de suplementos menopáusicos durante el tratamiento del cáncer de mama debería mejor ser evitada, al menos hasta que se pueda proporcionar mayor certeza sobre la seguridad del uso de suplementos en pacientes con cáncer de mama”. Esto parece indicar un reconocimiento de que no es suficiente un estudio in vitro para condenar a las isoflavonas de soja, a la vez que una aceptación de que algunos estudios epidemiológicos y clínicos realizados con rigor, estaban aportando buenos resultados.

Asi pues, es cierto que hay varios estudios in vitro, en los que se evidencia que el empleo de las isoflavonas de soja en cultivos celulares de cáncer de mama hormono-dependiente, han dado algunos resultados que pueden causar alerta, pero los autores más reputados, comentan que los resultados de estudios con isoflavonas en cultivos celulares in vitro, o en modelos animales como pueden ser las ratas con ovarios y timo extirpados, no pueden ser tomados como ciertos con toda seguridad, ni tampoco extrapolados a lo que ocurre en la mujer, ya que el consumo de isoflavonas por ellas está ofreciendo resultados distintos.

Después de casi 4 décadas de iniciada esta controversia, ahora existen varios estudios, clínicos y epidemiológicos, realizados con las isoflavonas de soja en mujeres tanto pre- como post- menopáusicas, que arrojan luz y tranquilidad sobre estos magníficos nutracéuticos. Un experto mundial en el tema de las isoflavonas de soja, el Dr. Mark Messina, ha publicado una amplia revisión en 2014, bajo el título “Soy foods, isoflavones, and the health of postmenopausal women” (Alimentos de soja, isoflavonas, y la salud de las mujeres post-menopáusicas). En ella recoge todos los estudios, clínicos y epidemiológicos, realizados con isoflavonas de soja en la prevención y el tratamiento del cáncer de mama. En esta revisión, el Dr. Messina analiza también los estudios de isoflavonas en otros trastornos, como los cardiovasculares, la osteoporosis y los síntomas de la menopausia, concluyendo que las isoflavonas de soja son beneficiosas, y completamente seguras, en la prevención de los problemas de salud que atacan a la mujer cuando llega a la menopausia.

Actualmente, el nivel de evidencia es tal, que ha llevado al Instituto Americano para la Investigación del Cáncer y a la Sociedad Americana del Cáncer, a afirmar que los alimentos de soja son seguros para las pacientes con cáncer de mama.

El día 6 de marzo, ha sido publicado en la prestigiosa revista científica Cancer, el último estudio sobre este tema. Se trata de un estudio poblacional realizado en U.S.A., en una cohorte de 6245 mujeres con cáncer de mama, y tras un seguimiento de más de 9 años de la mortalidad por cualquier causa, se ha llegado a la conclusión de que en las mujeres cuyo tumor es hormono-dependiente, no hay una diferencia  de mortalidad por cualquier causa entre las que consumen una dieta rica en soja y las que no. Si se consideran en conjunto todas las mujeres de la muestra, se obtiene una gran diferencia de mortalidad (-21%) entre las que toman más isoflavonas de soja y las que toman menos. Este estudio ha sido recogido en un artículo del diario ABC con un amplio comentario sobre el estudio. http://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-consumo-soja-seguro-cancer-mama-y- aumenta-supervivencia-muchas-pacientes-201703061355_noticia.html

Cuando en nuestro campo, tan íntimamente relacionado con la salud de las personas, surge una voz poniendo sobre la mesa algún efecto adverso de un nutracéutico, se crea una gran alarma, que no siempre acaba siendo justificada.

Referencias:

  1. Martin P.M., y cols. (1978) Phytoestrogen interaction with estrogen receptors in human breast cancer cells. Nov;103(5):1860-7.
  2. Welshons W.V., y cols. (1987) Stimulation of breast cancer cells in vitro by the environmental estrogen enterolactone and the phytoestrogen equol. Breast Cancer Research and Treatment. Nov;10(2):169-75.
  3. Peterson G. y Barnes S. (1991) Genistein inhibition of the growth of human breast cancer cells: independence from estrogen receptors and the multi-drug resistance gene. Biochemical and Biophysical Research Communications. Aug 30;179(1):661-7.
  4. Oseni T. y cols. (2008) Selective Estrogen Receptor Modulators and Phytoestrogens. Planta Medica. October ; 74(13): 1656–1665.
  5. van Duursen M.B., y cols. (2011) Genistein induces breast cancer-associated aromatase and stimulates estrogen-dependent tumor cell growth in in vitro breast cancer model. Nov 18;289(2-3):67-73.
  6. van Duursen M.B., y cols. (2013) Phytoestrogens in menopausal supplements induce ERdependent cell proliferation and overcome breast cancer treatment in an in vitro breast cáncer model. Toxicology and Applied Pharmacology. Jun 1;269(2):132-40.
  7. Messina M. (2014) Soy foods, isoflavones, and the health of postmenopausal women. The American Journal of Clinical Nutrition;100(suppl):423S–30S.
  8. Zhang F.F., y cols. (2017) Dietary isoflavone intake and all-cause mortality in breast cáncer survivors: The Breast Cancer Family Registry. Mar 6.

Javier Terán. Doctor en Bioquímica y Biología molecular.

LA NUTRICIÓN DE LA MUJER EMBARAZADA (II)

El consumo de pescado durante el embarazo está recomendado por las autoridades sanitarias, y es un consejo habitual de los terapeutas que siguen a la embarazada. Sin embargo, cabe la duda más que razonable, de que el pescado es portador de contaminantes tóxicos, como el metilmercurio, que pueden causar daños a la madre, y también al feto. Además, algunas mujeres son dha npd1 origen embarazoalérgicas al pescado o les causa rechazo su ingesta, y deben recurrir a suplementos de DHA.

Sería largo citar todos los beneficios que aporta el DHA a madre e hijo, pero el feto en desarrollo lo necesita tanto, que cuando la madre tiene una ingesta insuficiente de DHA, sus reservas van a bajar dramáticamente, aumentando su riesgo de padecer o agravar algunos trastornos que concurren durante embarazo y posparto, como la preeclampsia, la hiperglucemia o la depresión.

La carencia de DHA en la nutrición materna también se ha relacionado con problemas perinatales para el bebé, desde el adelanto del parto, hasta el daño cerebral del feto por hipoxia durante el parto. Además, el riesgo aumenta, cuando estas mujeres con déficit de DHA tienen rápido un segundo embarazo, ya que no tiene tiempo de reponer los niveles de DHA adecuados.

La madre debe procurar la ingesta de la cantidad óptima de DHA para el correcto desarrollo cerebral del feto durante su gestación, y también durante la lactación del bebé, ya que su cerebro continúa su crecimiento y maduración. Hay muchas evidencias de que una ingesta abundante de DHA durante embarazo y lactancia, previene todo tipo de trastornos en el niño, tanto físicos como mentales. Por el contrario, el déficit de DHA aumenta su riesgo de trastornos neuropsiquiátricos, como TDAH, autismo, epilepsia, etc. Este déficit también se ha relacionado con el desarrollo de problemas alérgicos y metabólicos en la infancia y etapas más tardías.

Es cierto que los terapeutas aconsejan el consumo frecuente de DHA, pero queremos señalar que la dosis que se recomienda es, a nuestro entender, demasiado reducida. Tenemos la garantía de que el consumo de DHA es siempre beneficioso y bien tolerado, aunque la dosis ingerida sea muy elevada.

Aconsejamos tomar suplementos de la máxima calidad, aptos para asegurar a la mujer gestante o en lactación una ingesta óptima de DHA. En Nutilab, nos apoyamos en los estudios publicados sobre la ingesta de DHA, indicando que la excelencia  nutricional se alcanza tomando 1 gramo de DHA al día, dejando a criterio del terapeuta el aumento de dosis cuando se encuentre con embarazos y bebés en riesgo, por antecedentes de alguna patología, trastornos hereditarios, o por dietas maternas extremadamente incorrectas.

LA NUTRICIÓN DE LA MUJER EMBARAZADA (I)

Hace unos años, se descubrió como queda grabado en nuestro ADN el efecto causado por la  nutrición, estudiando a los nacidos en Holanda durante el embargo Alemán en la II Guerra Mundial, que provocó una gran hambruna en ese país. Las embarazadas mal nutridas, tuvieron niños que a lo largo de su vida padecieron diversos problemas de salud. Se vió que el ADN de estos individuos había sufrido cambios permanentes por la metilación de ciertos genes. Recientemente, un estudio realizado en Holanda (1), demuestra que las embarazadas que tienen una dieta insana, tienen también niños con el ADN metilado. Estas dietas insanas, tienen un alto contenido de grasa y azúcar, y están compuestas por alimentos procesados (patatas fritas, empanadas o pasteles de carne) y confitería (barras de chocolate, pasteles o bollos).

En concreto, se vió que se produce metilación en el gen igf2 del bebé, que codifica el Factor de Crecimiento similar a la Insulina 2 ( IGF2), el cual es muy importante en el crecimiento fetal, y está implicado en el desarrollo cerebral del niño tras el nacimiento. Se observó que estos niños tienen alta probabilidad de desarrollar problemas de comportamiento y trastornos como el déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Esto es debido a que las alteraciones del IGF2 están implicadas en el desarrollo de anormalidades anatómicas y funcionales en ciertas áreas cerebrales relacionadas con el TDAH y con otros trastornos psiquiátricos como depresión o esquizofrenia.

En el estudio, los padres de niños con la metilación en el gen igf2, informaron acerca de una serie de síntomas relevantes para los trastornos psiquiátricos juveniles, incluyendo el TDAH, el trastorno deformante de oposición, el trastorno de conducta, el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno depresivo mayor.

El presente estudio señala el embarazo como una oportunidad para reducir el riesgo de trastornos asociados con la metilación del gen igf2. La mujer debe procurar alimentarse siempre de forma correcta y saludable, pero más aún si está embarazada o si tiene la intención de estarlo en los próximos años. Es muy evidente la relación entre la nutrición y la salud, pero también está muy demostrada la relación entre la nutrición de la madre y la salud futura de su hijo.

En Nutilab dedicamos especial atención a todo lo relacionado con la nutrición y la salud. Algunos de los suplementos que hemos desarrollado, pueden ayudar a la mujer embarazada a alcanzar un estado nutricional óptimo y saludable.

(1)– Rijlaarsdam J., y cols. (2016) Prenatal unhealthy diet, insulin-like growth factor 2 gene (IGF2) methylation, and attention deficit hyperactivity disorder symptoms in youth with early-onset conduct problems. J Child Psychol Psychiatry. Aug 18.

 

Aceites ozonizados

El uso del aceite vegetal ozonizado se basa en las propiedades físico-químicas del ozono. Se ha compro­bado que cuando se hace reaccionar con los ácidos grasos insaturados presentes en los aceites vegetales (específicamente a nivel del doble enlace C=C), se originan una serie de principios activos como aldehídos, ozónidos y a-hidroxihidroperóxidos, siendo éstos los responsables de sus efectos biológicos. Hoy en día estos principios activos se usan no tan solo en el campo de la medicina sino también en la elaboración de productos de alta cosmética como cremas, geles, jabones, etc. con el objetivo de cuidar y proteger todo tipo de piel y mucosas.

Mecanismo de acción

El mecanismo de acción exacto de este principio activo (aceite de girasol ozonizado) es el siguiente:

  • Los triozónidos estables, al entrar en contacto con los exudados de las heridas que se encuentran a una temperatura de aproximadamente 37ºC, se descomponen y generan Este ozono formaría peróxido de hidrógeno y lipoperóxidos que serían los responsables de los efectos regenerativos y desinfectantes.(1)
  • La liberación lenta de ozono en las heridas favorece el proceso de cicatrización, no sólo por la desinfección local sino también por favorecer la liberación de citoquinas con efectos antiinflamatorios (2, 3)
  • En relación a los efectos antimicrobianos, se ha demostrado que no solo los ozónidos son responsables de estos efectos, sino también otros componentes de los (4) Cuando se pone en contacto el aceite ozonizado con un microorganismo se pueden apreciar severas afectaciones en su citoplasma,(5) además de originar una reducción en el contenido de ácidos nucleicos que se corresponde con una reducción de las actividades lipasa, amilasa, keratinasa y ureasa.(6)

En resumen, los mecanismos antimicrobianos y cicatrizantes de los aceites ozonizados son:

  1. Oxidación directa: la liberación de ozono, trioxolanos y lipoperóxidos destruye directamente los microorganismos mediante su oxidación.(5,7)
  2. Citotoxicidad: compuestos como trioxolanos, lipoperóxidos y aldehídos, son citotóxicos para los microorganismos y pueden inactivar rutas enzimáticas claves para su supervivencia (6)
  3. Liberación de factores de crecimiento: Diversos componentes de los aceites ozonizados pueden liberar factores de crecimiento como PDGF, TGF-ß y VEGF que pueden incidir en la remodelación (8)
  4. Precondicionamiento oxidativo: la oxidación local de los tejidos por los componentes de los aceites ozonizados puede estimular mecanismos antioxidantes endógenos (9,10) y promover la reparación de los tejidos(11)

Algo muy importante que hay que tener en cuenta a la hora de elegir o aplicar un aceite ozonizado es conocer su índice de peróxidos (IP). El índice de peróxidos es un indicador de su efecto. Esto no quiere decir que a mayor IP más efectividad; es decir IP y efectividad no son directamente proporcionales. La medición del IP requiere técnicas analíticas espectrofotométricas que por lo regular no están disponibles en la clínica, es por ello que para saber el IP del aceite que se utiliza es recomendable el uso de los que se preparan de forma industrial, cuyo IP viene analizado durante el proceso de control de calidad. Un mayor IP no guarda relación lineal con la efectividad terapéutica.

Existen reportes del uso médico de los aceites ozonizados desde 1859 (1). El uso del aceite de girasol ozonizado como principio activo fundamental tiene como objetivo potenciar el efecto antioxidante, previniendo así todas aquellas enfermedades producidas por el estrés oxidativo, además de ayudar a fortalecer el sistema inmunológico. Otra importante función del aceite girasol ozonizado es su poder germicida, muy útil en el tratamiento de parasitosis como la giardiasis (2) e infecciones bacterianas causadas por Helicobacter pylori (3). Por su poder antiinflamatorio y regenerativo puede ser usado en las inflamaciones de la mucosa gástrica como la gastritis, ulceras pépticas (2) e infecciones intestinales. (4) La estabilidad de los  preparados ozonizados permite el desarrollo de formulaciones convencionales para su uso clínico (5). El estudio más profundo de los efectos biológicos de estos preparados reforzará las bases científicas de su empleo en diferentes patologías (5).

Beneficios de la ingestión del aceite de girasol ozonizado

  • Mejora el funcionamiento del aparato digestivo: Es protector de la mucosa estomacal ante las secreciones ácidas. Por su efecto regenerador puede ser usado en la gastritis, úlcera péptica gastroduodenal, y en las colitis (8). Sobre la base de observaciones experimentales y clínicas recientes el aceite ozonizado puede ser considerado como alternativa a la terapia de quemaduras químicas del tracto digestivo (5, 6, 7).
  • Fortalece el sistema inmunológico: Cuando se administra por vía oral el aceite girasol ozonizado ejerce no sólo acción antiinflamatoria. En investigaciones en pacientes con diferentes enfermedades infecciosas se demostró su influencia sobre la corrección inmunológica en los indicadores de la inmunidad celular y humoral, tanto en la específica como en la no específica. En todos los casos, independientemente de la patología infecciosa estudiada, la aplicación de aceite girasol ozonizado incluida en la terapia base (5 mL dos veces al día) permitió en breve plazo la normalización del contenido absoluto y porcentual de los linfocitos T, disminuyó la cantidad de linfocitos B e incrementó la fagocitosis. La aplicación del aceite vegetal ozonizado condujo a la normalización o al incremento de la defensa humoral no específica, la actividad bactericida y de las lisozimas del suero sanguíneo (5, 6).
  • Efecto antiparasitario y antibacteriano: Diferentes estudios demuestran la efectividad del aceite ozonizado en el tratamiento de la giardiasis (Giardia lamblia) y el Helicobacter pylori (bacteria gram negativa).

Referencias bibliográficas.

  1. Thompson (1859) Observation on the Medical Administration of Ozonized Oils. Med Chir Trans.; 42:349-60.
  2. WO0137829 (A1), Gomez-Moraleda MA, Melegari P, Aglio RD (2001); Composition comprising ozonized oils and/ or other ozonized natural and/or synthetic products and their use in pharmaceutical, cosmetic, dietetic or food supplement compositions in human and veterinary
  3. Menéndez S, González R, Ledea (2008) Ozono , aspectos básicos y aplicaciones clínicas. La Habana: CENIC;
  4. US5364879, Herman S (1994); Medical uses of trioxolane and diperoxide
  5. Martínez- Sánchez, L. Re, Gema Pérez-Davison, Rosemeres Horwat Delaporte (2012). Las aplicaciones mé- dicas de los aceites ozonizados, actualización artículo original Revista Española de Ozonoterapia vol. 2, nº 1. pp. 121-139, Editado por AEPROMO (Asociación Española de Profesionales Médicos en Ozonoterapia) ISSN: 2174- 3215.
  6. Schwartz A, Martínez-Sánchez G, Re (2011) Guía para el uso médico del ozono. Fundamentos terapéuticos e indicaciones. Madrid.
  7. Lipatov (2000) Aplicación del aceite ozonizado en el tratamiento de daño químico del tracto alimentario por intoxicación con ácido acético. Ekaterimburg.
  8. Eman Abu-Gharbieh, Fatehia Bayoumi, and Naglaa G. Ahmed (2014) Alleviation of Antioxidant Defense System by Ozonized Olive Oil in DNBS-Induced Colitis in Rats. Hindawi Publishing Corporation Mediators of Inflammation Volume 2014, Article ID 967205, 6 pages http://dx.doi.org/10.1155/2014/967205

 

 

css.php