Menopausia

La importancia de cuidar la salud en la menopausia (y III)

Al llegar a la menopausia, la mujer entra en un periodo de su vida en la que se incrementa el riesgo de padecer algunas patologías, como las enfermedades cardiovasculares o la osteoporosis. Aunque se sabe que la caída de producción de estrógenos, es un factor determinante, la causa de estas enfermedades es variada, y es preciso plantear un abordaje preventivo. Por ello, una combinación de nutrientes y nutracéuticos son capaces de reducir el riesgo de padecer estas enfermedades. Uno de los nutracéuticos a destacar es el extracto de soja rico en genisteína. Las isoflavonas, se denominan con frecuencia fitoestrógenos, debido a su capacidad para unirse a los receptores estrogénicos. Se ha demostrado en multiples estudios, que la genisteína aporta muchos beneficios a la mujer tras la menopausia. Ayuda a reducir algunos de los síntomas que aparecen a corto plazo, como sofocos y sudoraciones, y también ayuda a reducir el riesgo de la aparición de patologías más graves a medio plazo, como la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Otra isoflavona importante es la daidzeina, que aporta muchos beneficios a la salud de la mujer tras la menopausia, cuando es transformada en equol por la microbiota intestinal. La microbiota intestinal es muy importante para la salud, y más aún al llegar la menopausia. Algunos estudios recientes han demostrado que un buen aporte de probióticos, ayuda a disminuir la incidencia de osteoporosis. Los probióticos incrementan la solubilidad y absorción de minerales, y modulan el proceso de remodelación ósea.

El aporte de minerales también merece ser destacado. Comenzando por el fosfato tricálcico, que aporta una elevada dosis de calcio y fósforo, dos elementos esenciales en el hueso. Pero además, el fosfato tricálcico aporta otros beneficios para el metabolismo intestinal, sobre todo al metabolismo de los ácidos biliares, la excrección de ácidos grasos o la modulación de la microbiota. El citrato potásico, que ayuda a neutralizar la carga ácida inducida por una dieta inadecuada, y en consecuencia ayuda a la retención del calcio y el fosfato corporal, es otro compuesto que ha demostrado incrementar la densidad mineral ósea. El magnesio, el zinc y el boro también tienen mucha importancia en la deposición de minerales en el hueso.

También ayuda a prevenir una buena dosis de vitaminas en la salud ósea, entre las que vamos a destacar a la vitamina D3 y la vitamina K2, que son imprescindibles para el correcto funcionamiento del metabolismo óseo. Pero junto a estas, otras como la vitamina A, la C, la B6, etc., también son importantes a la hora de prevenir la osteoporosis y reducir el riesgo de fracturas en la mujer tras la menopausia.

La importancia de cuidar la salud en la menopausia (II)

La caída en la producción de estrógenos tras la menopausia, aumenta en la mujer el riesgo de padecer distintos trastornos. Como la osteoporósis, que le afecta a medio plazo, volviendo a sus huesos frágiles a causa de la pérdida de minerales, pero también debido a la reducción de la matriz colágena, sobre la que se depositan los minerales. Es evidente que el déficit de estrógenos es un factor importante, pero la patogénesis de la osteoporosis post-menopáusica es multifactorial. La piel es otro órgano que a medio plazo sufre el efecto de la caída de estrógenos, los cuales intervienen en el equilibrio de la producción de colágeno. Junto a otras moléculas, como el ácido hialurónico, el colágeno es parte fundamental del tejido conjuntivo responsable de la hidratación de la piel y por lo tanto de su tersura. Como consecuencia de la reducción de colágeno, la piel se adelgaza, se vuelve frágil y quebradiza, se atrofia y se acentúan las líneas de expresión, dando origen a las arrugas, particularmente alrededor de los ojos y boca, y en la cara anterior del cuello.

Esto agrava la percepción negativa que tiene la mujer sobre su envejecimiento, deteriorando aún más su estado emocional, que como ya mencionamos anteriormente, es una de los primeras alteraciones que sufre la mujer al llegar a la menopausia, un decaimiento de su estado de ánimo, debido a que la caida en los niveles de estrógenos altera el balance de los neurotransmisores.

Entre los componentes para suplementar a la mujer tras la menopausia, deberían haber dosis elevadas de los nutrientes necesarios para incrementar la síntesis endógena de colágeno, lo que frenará el deterioro de la piel, mejorando su aspecto. También del 5-hidroxitriptófano y la melatonina, que contribuyen a mejorar su estado de ánimo y combatir el insomnio o el nerviosismo. De esta manera, no sólo ayudamos a prevenir la osteoporosis, si no que también reducirá otros síntomas importantes para la mujer.

El 5-hidroxitriptófano es precursor de la serotonina en diferentes tejidos, principalmente en el cerebro y también de una pequeña cantidad en el hueso, y se ha comprobado que reduce la remodelación ósea, y estimula la síntesis de nuevo hueso. Además, el aumento en la síntesis de serotonina en el cerebro, va a ayudar a mejorar los síntomas depresivos y el nerviosismo. Por otra parte,  la  serotonina  es  precursor  de  la  melatonina,  una  neuro-hormona  importante  tras  la menopausia, tanto para prevenir la pérdida ósea, como para mejorar otros síntomas que deterioran la calidad de vida de la mujer, como el insomnio.

La melatonina está implicada en la regulación del sueño, y su producción sufre una importante caída con el paso de los años, debido a la atrofia de la glándula pineal, que es su principal productora. Son muchos los estudios que han comprobado, que la melatonina también está implicada en el metabolismo óseo, favoreciendo la síntesis de hueso. La caída en la production de melatonina se ha relacionado con un incremento en la degradación del colágeno del hueso y un incremento en la pérdida de densidad ósea, y se ha demostrado que el suministro exógeno de melatonina ayuda a reducir esa pérdida.

La importancia de cuidar la salud en la menopausia (I)

La esperanza de vida ha crecido, pero también ha aumentado el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, osteoarticulares, y neurodegenerativas. Los estudios clínicos y epidemiológicos indican que, a partir de la menopausia, la salud de la mujer tiene una especial vulnerabilidad por la caída en la producción de hormonas ováricas propia del climaterio. Hay que considerar, que un tercio de la vida de la mujer va a transcurrir bajo esa insuficiencia ovárica, precisamente cuando el envejecimiento se manifiesta en su salud de una forma muy evidente.

Uno de los síntomas tempranos de la menopausia, son los sofocos y los episodios de sudoración. Son cambios vasomotores producidos por alteraciones en las estructuras del sistema nervioso, encargadas de controlar los vasos sanguíneos y regular el control de la temperatura corporal. Otros síntomas frecuentes al inicio de la menopausia, como el insomnio, el nerviosismo, la depresión, las taquicardias y palpitaciones, etc., también se deben a que la caida en los niveles de estrógenos alteran el balance de los neurotransmisores.

Todos estos síntomas son muy molestos y deterioran la calidad de vida de la mujer, aunque en la mayor parte de los casos desaparecen en un plazo más o menos breve. Sin embargo, son las enfermedades crónicas que aparecen a partir de la menopausia, las que son más preocupantes, ya que no sólo van a empeorar su calidad de vída, si no que también van a reducir su esperanza de vida. Las más frecuentes son la osteoporosis y la enfermedad cardiovascular, y es importante aconsejar a la mujer que tome medidas de prevención que le ayuden a disfrutar de una madurez más sana.

Pensando en la mujer que ha alcanzado la menopausia, se aconseja tomar un suplemento nutricional muy completo, con nutrientes que hayan sido objeto de múltiples estudios, en los que han demostrado su eficacia en la prevención de la osteoporósis, y que actuando sinérgicamente, van a aumentar la capacidad de síntesis endógena de colágeno, y a la vez van a prevenir la pérdida de densidad mineral ósea. Aunque, no sólo es un suplemento que ayude a mantener una salud ósea óptima, también que contenga nutrientes que vayan a ayudar  en  la  prevención  de  muchos  otros  trastornos  asociados  a  la  caida  de estrógenos, cuyo riesgo de aparición se incrementa al llegar la menopausia.

css.php